Criptomonedas: lo que no te contaron de ellas

72 visitas

La historia de las monedas virtuales comienza con el criptógrafo David Chaum. El estadounidense desarrolló en 1983 un sistema criptográfico al que denominó eCash. Doce años después, desarrolló otro sistema, DigiCash, que usaba la criptografía para que cuando una persona realizara transacciones económicas, estas fueran confidenciales por medio de la criptografía 

No obstante, la primera vez que se acuñó el término «criptomoneda» fue en 1998. Ese año, Wei Dai empezó a cavilar la idea de desarrollar una nueva forma de pago que utilizara un sistema criptográfico y cuya característica principal fuera la descentralización, sin la necesidad de que interviniera ningún banco.

La crisis financiera mundial de 2008 sacudió a todos los países del mundo, incluido potencias como son los Estados Unidos. Los efectos causados por la crisis hizo que la moneda perdiera su valor cada vez de manera más acelerada y en 2009, una persona cuya identidad sigue siendo secreta (hecha llamar Satoshi Nakamoto) creó la primera criptomoneda, el famoso Bitcoin que es conocido hoy en día. Su intención al crear el Bitcoin fue la de misma que la de Wei Dai: crear un sistema descentralizado, seguro y sin identidades financieras de por medio. 

Muchos entendidos afirman que el auge de esta criptomoneda fue el de la Deep Web. Hace unos años los delincuentes para pagar a alguien o comprar servicios u otro tipo de necesidades tenían que intercambiar dinero y reunirse o realizar transferencias por medio de paraísos fiscales haciendo su «trabajo» más complicado.

La Deep Web, al haber sido creada con el cometido de proteger la privacidad de los usuarios que navegan por dicha web, se ha convertido en un mercado negro virtual donde se pueden adquirir todo tipo de ilegalidades, desde estupefacientes a armas y contenido ilícito. Al poder adquirir lo mencionado anteriormente las criptomonedas, especialmente el Bitcoin, sirvió como método de pago a causa de sus características y la privacidad que proporcionaba. Por lo tanto, la gran cantidad de volumen financiero manejado que se hizo con esa moneda desembocó en una gran alzada en su valor disparandose de manera desmesurada.

Su uso y la inversión reciente es muy alta, en sus comienzos no era muy fiable al ser un nuevo sistema de pago y de generar riqueza, aunque con el paso del tiempo se ha podido demostrar totalmente lo contrario. La llegada de la criptomoneda estuvo acompañada por otras «criptos» como:

  • Ethereum
  • Cardano
  • Dogecoin

Actualmente hay empresas internacionales conocidas que están en proceso de generar su propia moneda virtual como es el caso de Facebook, con su moneda llamada Libra, o la empresa multinacional de fotografía, diseño y producicón Kodak con su criptomoneda KodakCoin.

El valor de mercado es muy volátil por lo que sus precios pueden variar a lo largo de un mismo día. Por ejemplo, las personas  influyentes como Elon Musk, creador de la empresa de automóviles eléctricos  Tesla Inc., pudo hacer que los valores de las monedas subieran. Este es un ejemplo real donde Elon Musk por vía Twitter posteó lo siguiente: 

«En retrospectiva era inevitable. «

Elon Musk

Ese mismo tweet hizo que el Bitcoin aumentase su valor un 20% de la noche a la mañana al poner la etiqueta #Bitcoin en su biografía de Twitter.

Otro ejemplo es el de moneda Dogecoin surgida de un simple meme (original de 2013) en las redes del famoso Doge y, al ser de las favoritas del multimillonario, el valor poseído por la moneda se disparó.

Por otro lado el también ingeniero anunció el 13 de mayo a última hora de la noche que su compañía dejaría de emplear estas criptomonedas como forma de pago hasta su transición ecológica cancelando así una gran producción de coches; el empresario lo comunicaba de esta manera en el siguiente tweet:

 

Como se ha dicho anteriormente este mercado es muy fluctuante y por desgracia este ha sufrido desplomes en casi todas las monedas, aún así, el dinero que se mueve en el mercado es de 100.000 millones de dólares y tan solo el Bitcoin representa un 50% del mercado. 

No hay duda alguna al decir que tienen un potencial altísimo para generar riqueza puesto que engloba sectores tecnológicos de muchos ámbitos. La industria de la informática se vería extremadamente beneficiada por su creación y las empresas de electricidad obtendrían altos beneficios ya que para crear las monedas virtuales hacen falta componentes potentes de hardware como las tarjetas gráficas para resolver los problemas matemáticos necesarios que consumirían una alta cantidad de energía eléctrica.

Por eso hay granjas de minado, instalaciones con una gran cantidad de ordenadores conectados para resolver los problemas matemáticos complejos necesarios para crear las «criptos» empleando un software determinado con el cual el minero (persona que intenta generar la moneda)  se lleva una parte del valor lo minado. Por otra parte, estos pueden trabajar con otras personas para resolver el mismo puzzle y repartirse entre ellos una fracción de la moneda.

En definitiva, son un importante sector a tener en cuenta hoy en día y no tan solo en la materia económica sino también en la ecológica, estas granjas producen una gran cantidad de emisiones a la atmósfera favoreciendo el calentamiento y el desgaste del planeta a cambio del dinero. La verdadera cuestión es: ¿seremos capaces de aprovechar sus oportunidades o por el contrario dado su alto riesgo acabaremos convirtiéndolas en una nueva burbuja?

Redactado por: Fabian Florentin Bobe, estudiante de cuarto de ESO del IES Penyagolosa.

Redactors juniors

close

El más reciente