¿Qué hace Reciplasa para combatir el cambio climático?

34 visitas

La empresa Reciplasa dispone de dos instalaciones especializadas para el tratamiento y gestión de los residuos urbanos: la “Estación de recepción y transferencia de Residuos Sólidos Urbanos y Voluminosos”, situado en Almassora; y la “Planta de Reciclaje y Compostaje con Vertedero de Rechazos”, situada en Onda. Ambos cumplen con los estándares de calidad exigidos para su uso.

Todo comienza en la Planta de transferencia de RSU donde llegan los recursos urbanos de Almassora, Benicàssim, Burriana, Castellón y Vila-Real. El trabajo previo en esta estación permite ahorrar tiempo y dinero en su tratamiento, ya que se hace una separación previa de los tipos de residuos (papel, cartón, vidrio…) y se compactan para posteriormente trasladarlos a la planta de Onda.

A continuación os pondremos un gráfico de los pasos que siguen los residuos que llegan a esta estación y que después se trasladarán a la Planta de Reciclaje y Compostaje con Vertedero de Rechazo:

Pasos de los residuos en esta estación

Posteriormente, después de ser procesados en la anterior estación llegan finalmente a la Planta de Reciclaje y Compostaje, que es donde llegan los residuos de los 46 municipios. En ella, los residuos pasan por diferentes áreas en las que se trata de reciclar y aprovechar la mayor parte de estos.

Planta de Reciclaje y Compostaje

Para explicarlo de una manera más gráfica, les situamos el recorrido que hacen los residuos en la planta. Dependiendo de sus características siguen un camino u otro, se empieza el proceso en el área de recepción, justo donde los camiones abocan los residuos, acabando tanto en residuos reciclados como en compost orgánico o en el vertedero de Rechazo, en cuyo caso no se puede trabajar con ese material.

Proceso de reciclaje

También disponen de muchas placas solares para reducir los costes del consumo de energía que supondría utilizarla de un proveedor, situado en la misma Planta de Reciclaje y Compostaje con Vertedero de Rechazo de Onda. Fue instalada en el año 2008 para reducir el consumo de energía y las emisiones de CO2. Hasta julio de 2016 se ha conseguido generar 859.277 kWh de energía y evitar 990 toneladas de CO2, lo que equivale a 14.600 árboles salvados, que parecen pocos pero son realmente muchos.

Placas solares de la Planta de Reciclaje y Compostaje

Además de todo esto, Reciplasa va a destinar 200.000 euros para mejorar la gestión de residuos en la zona centro de la provincia de Castellón. Las localidades beneficiadas son Alcora, Almassora, Benicàssim, Betxí, Borriana, Castelló, Onda y Vila-real. Estos proyectos se llevarán a cabo en este año por parte de los municipios y con la financiación de Reciplasa:

· Alcora: campaña informativa sobre la recogida de la fracción orgánica, que aplicará en la ciudad próximamente y de prevención en la generación de residuos urbanos

· Almassora: contempla implantar nuevos contenedores de papel y cartón en la ciudad, dado el incremento de la cantidad recogida de estos residuos en los últimos años.

· Benicàssim: dispondrá de educadores ambientales, quienes informarán sobre la correcta gestión y separación en origen de residuos domésticos y asimilables.

· Castellón: repartirá cubos de separación de materia orgánica y un rollo de bolsas reciclables tanto a los hogares como a los grandes productores.

· Onda: adquisición de nuevos contenedores de papel y cartón para su instalación en puntos que carecen de este tipo de recogida en el municipio.

· Vila-Real: busca mejorar la separación de la fracción orgánica por lo que proporcionará a los centros educativos compostadores comunitarios para generar 1000 kg de compost, además de material didáctico, medios técnicos y asesoramiento para el compostaje correcto de los residuos

Aparte de eso, la Cátedra Reciplasa de Gestión de Residuos Urbanos de la Universitat Jaume I (UJI), tiene como objetivo dar visibilidad a las investigaciones que se realizan en el campo de los residuos urbanos, y, por otra, favorecer la divulgación de esta temática entre la población con el propósito de aumentar su conocimiento.

La presidenta de Reciplasa, Ali Brancal, explicó que la Cátedra nació con «la voluntad de implicar la investigación en la solución de los problemas técnicos y mejorar la gestión de residuos urbanos» , mientras que el vicerrector de Economía y PAS, Miguel Ángel Moliner, señaló que la finalidad de la Cátedra es la de «informar todavía más al público sobre este tema y sobre los estudios de investigación que se realizan».

Ali Brancal

Así pues, Reciplasa colabora en proyectos de investigación con grupos de investigación como pueden ser, el IUPA y el Grupo INGRES.

El IUPA realizó durante el año 2016 un estudio sobre los contaminantes orgánicos en las aguas del entorno a la planta de tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) del término municipal de Onda, con el propósito de controlar la presencia de determinados compuestos, proteger la calidad del agua y evitar, en su caso, el consumo de agua contaminada que pudiera provocar problemas de salud.

Los resultados obtenidos han indicado que la contaminación de las aguas del entorno de la planta de Reciplasa proviene, casi exclusivamente, de las actividades agrícolas porque los contaminantes detectados con mayor frecuencia y en altos niveles han sido los plaguicidas. Además, no se encontraron evidencias de un impacto negativo de la planta de tratamiento en las aguas del entorno. El proyecto prevé una continuidad del estudio incluyendo además los contaminantes emergentes (fármacos, productos de higiene personal, etc).

El Grupo de Ingeniería de Residuos de la UJI ha iniciado una investigación que tiene por objetivo determinar la situación actual del combustible sólido recuperado (CSR) que se produce en la planta de Onda con otros combustibles alternativos del mercado y estudiar la posibilidad de hacerlo viable energéticamente.

Actualmente en las plantas de tratamiento de residuos sólidos urbanos, además de recuperar los materiales destinados al reciclaje, se generan unos «rechazos» con un alto contenido energético. La principal alternativa es convertirlos en combustible sólido recuperado (CSR) para reducir los residuos en los vertederos y proporcionar combustibles alternativos a las industrias que hacen un uso intensivo de energía no renovable. El trabajo de investigación ha estimado que si todo el rechazo se convierte en CSR se podrían generar alrededor de 6.000 GWh de electricidad, lo que podría satisfacer la demanda de 5,2 millones de ciudadanos.

Autores

,
close

El más reciente