El reciclaje: ciclo, tipología y mitos

52 visitas

Vivimos en una sociedad consumista y el ser humano actual satisface sus necesidades adquiriendo los productos que necesita, ya sean alimentos, ropa o cualquier tipo de objeto material.

Los productos que compramos normalmente vienen empaquetados o envasados, por lo que además del propio producto nos llevamos plástico, papel, cartón y otros materiales de embalaje que no tienen mayor utilidad y simplemente los desechamos.

Con el paso del tiempo los productos también tienen que ser reemplazados, bien porque su vida útil ha llegado a su fin o bien porque se han deteriorado, estropeado o simplemente no los necesitamos más. Con todo lo anterior, se genera una gran cantidad de «basura», residuos de toda clase, que si se liberan al medio ambiente y producen un auténtico problema de contaminación, afectando negativamente a los ecosistemas.

En la actualidad, la sobreexplotación de los recursos naturales hace que sean cada vez más escasos y la superpoblación que padece el planeta hace que la demanda de recursos sea cada vez mayor, con menos recursos y más población.

Para poder adquirir conciencia hay que tener una noción clara y concisa sobre el tema a sensibilizar. En este caso hablamos del reciclaje y explicaremos de una forma sencilla lo que se entiende por reciclaje.

¿Qué es y cómo funciona el ciclo del reciclaje?

El reciclaje es un proceso cuyo objetivo es convertir residuos en nuevos productos o en materia prima para su posterior utilización. Gracias al reciclaje se previene el desuso de materiales potencialmente útiles, se reduce el consumo de nueva materia prima, además de reducir el uso de energía, la contaminación del aire (a través de la incineración) y del agua (a través de los vertederos), así como también disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la producción de plásticos.

El ciclo del reciclaje o ruta del reciclaje consiste en la recolección de desechos de una manera sostenible para el medio ambiente en relación al ciclo tradicional de la basura.

El ciclo del reciclaje comienza con el consumo y la acción de las ‘3R’ del reciclaje: reducir el consumo de generadores de basura, reutilizar aquello que ya se tiene y reciclar el resto de la basura clasificando por el tipo de residuos: vidrio y cristales, papel y cartón, envases (plásticos, latas y tetra pak), orgánicos, peligrosos y tecnológicos.

La segunda etapa del ciclo del reciclaje es el traslado de la basura o transporte. En el ciclo tradicional de la basura, esta es recolectada por los caminos de la basura y llevada a la disposición final de los residuos. En el ciclo del reciclaje, son los ciudadanos que trasladan los residuos ya clasificados a los puntos limpios o centros de acopio con los contenedores de diferentes colores para indicar los diferentes residuos.

La tercera etapa del ciclo del reciclaje es la recepción. En el ciclo tradicional de la basura esta es llevada directamente a los rellenos sanitarios o vertederos. En el ciclo del reciclaje, los residuos son llevados a plantas que se dedican al procesamiento de los diferentes tipos de residuos.

La cuarta etapa es el procesamiento. En el ciclo tradicional la basura es compactada en el vertedero y cubierta de tierra. En el ciclo de reciclaje, la basura es tratada acorde su tipo para permitir su reutilización o para evitar contaminación ambiental de cualquier tipo.

La etapa final del ciclo tradicional de la basura consiste en el agotamiento de la vida útil del relleno sanitario donde es impermeabilizado y aislado. En el ciclo del reciclaje esto es reemplazado por la prolongación de la vida útil de los residuos mediante procesos especiales.

¿Qué tipos de reciclaje existen?

El reciclado se puede distinguir según el proceso que se utilice o el material por el que esté elaborado el producto que queremos reciclar.

Tipo de reciclaje según el proceso:

  1. Reciclaje mecánico: Se refiere a todas las técnicas y procesos que incluyen el trabajo manual o ayudado por máquinas. Este tipo de reciclaje es muy utilizado en la clasificación de residuos mezclados y en el reciclaje del plástico.
  2. Reciclaje químico: Incluye técnicas y procedimientos que implican el cambio en la estructura química del material. Su finalidad es la descomposición del polímero para la obtención de monómeros. Este tipo de reciclaje es utilizado mediante disoluciones, hidrólisis, hidrogenación…
  3. Reciclaje energético: Se utiliza este tipo de reciclaje en materiales cuyo fin es el aprovechamiento energético y cuyos residuos no pueden ser clasificados y recuperados, por lo que, debido a esta imposibilidad técnica o económica, se aprovechan de este modo. Un ejemplo de estos son la incineración de residuos, pirólisis y gasificación.
  4. Reciclaje por residuo: En este tipo de reciclaje, lo que se busca es la degradación de toda la materia orgánica en presencia o en ausencia de oxígeno. Estos tratamientos pueden emplearse con la materia orgánica separada en origen o con la materia orgánica sin separar, utilizando procesos mecánicos complementarios en este último caso.
Tipología de reciclado según su material.

Tipo de reciclaje según el material empleado

  1. Reciclaje de plástico: El plástico es un material no biodegradable, que tarda más de 200 años en degradarse cuando se libera en la naturaleza. El proceso de reciclaje del plástico consiste en recolectarlo, hacer una selección y clasificarlo. Posteriormente se limpia y se trocea para finalmente proceder a fundirlo. Este luego se utilizará como materia prima en la fabricación de nuevos objetos de plástico.
  2. Reciclaje de papel: El papel sí es un material biodegradable, pero como es uno de los materiales más utilizados en todo el mundo, es muy conveniente reciclarlo en lugar de obtenerlo de su fuente natural, la madera de los árboles. En el proceso de reciclaje del papel, este se tritura y se somete a tratamientos para disgregar las fibras de celulosa que lo forman y convertirlo en pasta de papel, que se utiliza como materia prima en el proceso de fabricación del papel.
  3. Reciclaje de vidrio: El vidrio es probablemente el material que mejor se adapta al reciclado ya que puede ser reutilizado y procesado una cantidad infinita de veces. Cuando el vidrio es sometido al proceso de reciclaje se ahorra hasta un 30% de la energía necesaria para la producción de vidrio nuevo.
  4. Reciclaje de baterías y pilas: El reciclaje de baterías y pilas resulta muy importante para el cuidado del medio ambiente, ya que generalmente estas son fabricadas con materiales contaminantes como metales pesados y otros compuestos tóxicos que son muy nocivos si se liberan en la naturaleza. Al reciclarlos se evita el peligro de que lleguen al medio ambiente y se ahorra en los procesos de fabricación.
  5. Reciclaje de aluminio: El aluminio es un metal muy utilizado cotidianamente en cualquier ámbito, principalmente en el papel de aluminio, latas y envases y en la construcción. El reciclaje de este mismo resulta sencillo, ya que consiste en fundir el aluminio y purificarlo para ser utilizado nuevamente.

¿Cuáles son los beneficios del reciclaje?

  • Permite ahorrar energía de forma significativa. Es menos costoso reciclar un material que fabricarlo desde cero, como ocurre por ejemplo con el vidrio.
  • Reciclar ayuda a evitar la explotación de los recursos naturales. El reciclaje hace posible que los materiales originales puedan ser aprovechados con un nuevo uso, sin que sea necesario volver a usar recursos naturales para fabricarlos.
  • Se evitan los métodos de extracción de recursos naturales, que son invasivos y contaminantes. El reciclaje permite no sustraer nueva materia prima para fabricación y se puede simplemente reciclar la materia existente.
  • Se reduce la contaminación, proporcionando una atmósfera más limpia. Reciclando ayudamos a reducir el daño producido al medio ambiente.
  • Se conserva el medio ambiente ya que permite reducir la cantidad de desechos sólidos que llegan a los vertederos. Esto hace posible que los vertederos ocupen menos espacio e incluso puedan llegar a cerrarse, evitando el impacto negativo que causan sobre el medio ambiente.
  • Permite alargar la vida útil de los vertederos, ya que se llenan a un menor ritmo evitando que se abran más vertederos.
  • Si depositamos los desechos que generamos en el contenedor correspondiente para que sean reciclados se reducen los costes de recolección y clasificación de los residuos, ya que son las personas las que ayudan a realizar dicha labor.
  • En algunos centros de reciclaje ofrecen una compensación económica por llevar material reciclable, como latas y botellas de plástico, por lo que puedes obtener un pequeño ingreso extra reciclando.

¿Cuáles son las desventajas del reciclaje?

  • No es rentable: El beneficio económico es lo único que parece impulsar la actividad humana y el hecho de que reciclar no genere demasiadas ganancias no ayuda a promover su importancia. Si supongamos que el costo de colocar toda la basura en un vertedero cuesta un máximo de 50 euros por tonelada, el reciclaje supone un poco más de 150 euros. Al menos esto es lo que sucede en la actualidad. Siempre existe la posibilidad de variar estos costos, con métodos innovadores.
  • Puede generar empleos de baja calidad. Actividades como clasificar basura, eliminar toxinas y la realización de trabajos manuales pueden ser trabajos muy mal pagados.
  • Algunos estudios establecen que pueden producir una muy mala calidad de vida en una comunidad, la cual se verá agobiada y podrá desarrollar problemas psicológicos y emocionales.
  • No garantiza productos de calidad. El hecho de tomar materiales no biodegradables para elaborar productos nuevos, pone en duda la calidad del producto resultante, al menos según determinados expertos, incluso, en algunos casos, hay quienes se atreven a afirmar que dicha calidad puede tener consecuencias negativas en materia de seguridad.

Algunos mitos sobre el reciclaje…

A medida que ha ido aumentando el cambio climático, han incrementado los mitos y dudas sobre él, entre ellos destacan los siguientes:

No es culpa del ser humano, sino del Sol y de los ciclos naturales“. Falso, los ciclos naturales no tienen nada que ver con el calentamiento global. Las causas naturales serían: las manchas solares, que son indicaciones de cambios en la actividad del Sol, pero, se producen cada década y no tienen relación con el incremento de temperatura; las perturbaciones por erupciones volcánicas, que pueden producir alteraciones durante períodos largos, pero no para siempre; y los cambios en los ciclos orbitales de la Tierra, como cambios en la forma de la órbita alrededor del Sol o en la inclinación del eje terrestres. Así que no, los ciclos naturales no son una causa del cambio climático.
Sus efectos son buenos para el ser humano”. Falso, la única población “beneficiada” sería la que viven en alta montaña y en las zonas hacia los polos, es decir, un 5% de la población. Sin embargo, los polos se derriten e incrementa el riesgo de incendios, ciclones y grandes sequías. Por lo tanto, los efectos del cambio climático no son positivos.
Los gases de las vacas contaminan”. Durante las últimas décadas, se ha dicho que una parte de la emisión de gases contaminantes es causado por las vacas. Todos los animales después de alimentarse, digieren esos alimentos para aprovechar la energía y producen desechos, que posteriormente se expulsarán, de manera sólida, líquida o gaseosa. Los gases, en este caso de las vacas, están compuestos entre otras cosas por metano, y aunque es normal que la atmósfera terrestre contenga, no es bueno en exceso. Cierto es que las vacas suponen un gran incremento de la cantidad de metano, pero además también expulsan amoniaco. Solo que las vacas no pueden evitarlo y nosotros sí al reducir nuestras emisiones de gases contaminantes.
Los plásticos no contaminan”. Falso. Los humanos generamos más de 8 mil millones de toneladas de plástico desde 1950. El plástico contamina porque se va fragmentando en trocitos más pequeños, los cuales con el paso del tiempo atraen y acumulan sustancias tóxicas, y esos pedacitos se tiran al mar y contaminan mares, costas...Y están presentes en todos los ecosistemas.
Por 3ºC más tampoco pasa nada”. Se estima que para 2100 se habrá incrementado entre 3ºC y 5ºC la temperatura media mundial. Esto supondrá una temperatura muy alta que calentará los océanos, la Tierra y la atmósfera. Esos grados que no son para tanto pueden provocar un incremento muy grande de los niveles de los océanos, a causa del deshielo de los polos. Además estos grados de más también provocarán olas de calor más grandes, además de días y noches más cálidos.
"Las cosas solo se pueden reciclar una vez, para que molestarse". No es cierto. Muchos materiales se pueden reciclar más de una vez. Por ejemplo los vidrios, metales y aluminios entre otros, se pueden reciclar ilimitadas veces sin que pierdan su calidad. Lo único que pierde un poco de calidad es el papel, que hasta ahora solo se puede reciclar de 5 a 7 veces sin que las fibras que lo componen se deshagan, pero después de esto se pueden convertir en hueveras o cartones.
El reciclaje es una estafa”. Es comprensible que se llegue a pensar esto, ya que la gran mayoría de la población no sabe donde va a parar lo que se recicla. Y muchos otros dicen que los propios gases que producen los camiones de basura, ya contaminan más de lo que se ahorra reciclando. Pero según la Agencia de Protección Medioambiental estadounidense, los beneficios del reciclaje para el planeta son evidentes. El reciclaje de latas de aluminio ahorra un 95% de la energía necesaria para fabricar latas nuevas a partir de materias primas. El reciclaje de latas de acero y hojalata ahorra de un 60% a un 74%; el reciclaje de papel ahorra en torno a un 60%; y el reciclaje de plástico y vidrio ahorra casi un tercio de la energía si se compara con la fabricación de dichos productos a partir de materiales vírgenes. De hecho, la energía ahorrada por el reciclaje de una botella de vidrio puede hacer que funcione una bombilla de 100 vatios durante cuatro horas.

Redactors juniors

close

El más reciente