¿Es realmente la caza importante?

/
69 visitas

Hoy en día la caza es un tema que crea mucha controversia social, ya que hay asociaciones y partidos políticos que defienden a los animales y, por otro lado, hay cazadores que los matan, ya sea por hobby o trabajo. Yo me posiciono al lado de los cazadores, ya que la actividad cinegética es esencial para mantener controladas las poblaciones de los animales.

Lo primero que quiero aclarar es que no estoy a favor de toda la caza, sino a favor de una gestionada por las administraciones públicas. Creo también que la caza es esencial para el mundo rural porque controla a los animales, los cuales dañan gravemente la agricultura y la ganadería como el jabalí comiendo raíces, el conejo comiendo brotes de plantas y el lobo atacando al ganado.

Además de eso, el control cinegético no solo beneficia a los humanos, sino también a la naturaleza en general . Un ejemplo fue lo ocurrido en el Parque Natural de la Sierra de Cazorla en Jaén, en el que en 1990 murió el 90% de la población de cabras montesas, es decir unos 8.000 ejemplares, por sarna, una enfermedad muy contagiosa que causa una muerte lenta y dolorosa.

Pienso que si al principio se hubieran matado a los animales con sarna, la enfermedad no se habría extendido tanto. Además cuesta decirlo, pero creo que es preferible matar a un animal antes de que muera sufriendo por sarna.

Otro ejemplo más actual es lo ocurrido en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama ubicada en el norte de la Comunidad de Madrid. Allí, la cabra montés desapareció a finales del siglo XIX y fue reintroducida en 1989 con 67 ejemplares que hoy en día son unos 5.000. Esto es un grave problema ya que hay una densidad de 47 cabras/km2, un valor que triplica la capacidad de carga del terreno. La enorme cantidad de cabras, puede ocasionar la aparición de enfermedades zoonóticas como la sarna.

Además no hay alimento para todas y se están comiendo plantas con alto valor ecológico y nuevos brotes. Este daño en la flora también puede afectar al resto de animales y al suelo. Mientras la población del lobo ibérico se recupera, que es un depredador natural, el humano debe actuar como depredador.

El mayor problema vino cuando PACMA acudió a los tribunales y canceló el Plan de Gestión que la Comunidad de Madrid iba a llevar a cabo para salvar el hábitat, por tanto no se podía cazar, sino capturar animales para transportarlos a otros lugares.

Para finalizar quiero decir que no estoy de acuerdo con una caza descontrolada y furtiva, sino con una controlada por las administraciones públicas, para que sea equilibrada.

Además, la caza favorece al mundo rural y puede ser una opción para luchar contra la despoblación. Pienso que la caza es necesaria para mantener un ecosistema equilibrado.

Redactors juniors

close

El más reciente

¡Nuevos proyectos!

Tenemos nuevas ideas para nuestra revista Penyagolosa Report. Vamos a trabajar con diferentes empresas de la